Estancias temporales en residencias de ancianos: una solución para muchas familias durante el verano

Es un recurso especialmente demandado en verano. Las residencias de ancianos son la opción escogida por muchas familias malagueñas para viajar en la época estival y tomar unos días de descanso. Í«En estos centros el mayor está perfectamente atendido por profesionalesÍ», explica Juan Reina, empresario, director de una residencia y uno de los portavoces del colectivo. Es lo que se denomina estancia temporal y se da casi únicamente en verano, donde el aumento y la demanda es significativa. Este año se observa un repunte de solicitudes a causa de que la familia está volviendo a viajar. Í«Se nota mucho que ha aumentado la demanda. Va en proporción de las vacaciones de la familia. Si no hay dinero y no sales de viaje no dejas al abuelo en la residenciaÍ», comenta Reina. Las estancias temporales se dan casi única y exclusivamente en verano. En el resto del año las solicitudes son permanentes y se producen en cualquier momento del año, en función a las necesidades de esa familia o la aparición de una circunstancia especial que provoque el requerimiento de este recurso. Pero la demanda en verano no se produce únicamente a causa de viajes. Algunos centros de día cierran en agosto, por lo que la persona que está trabajando o se va de vacaciones solicita una plaza en una residencia privada. Las estancias suelen ser de fin de semana, varios días, quincenas, etcétera –en función de las necesidades– y los precios oscilan también. Í«A menos días, más caro. Puede ir desde los 70, 80 ó 100 euros al día, dependeÍ», reseña Reina. Claro que el mayor tiene derecho a todo el catálogo de servicios que suelen ofrecer este tipo de centros: alimentación, higiene, terapia, servicio médico. Í«Una asistencia integral y completa a cargo de profesionales, porque aunque los trabajadores se van de vacaciones los empresarios los suplimosÍ», declara el representante del sector.
También existen determinados recursos públicos a los que las familias pueden acudir si requieren un respiro familiar. Se trata de las plazas tanto que tando de lunes a viernes como en fin de semana ofrecen las Unidades de Estancia Diurna (UED) y que se denominan de respiro familiar. En este caso la ayuda a las familias se produce ante necesidades especiales de la cuidadora, que tenga que ir al médico, a un examen, o circunstancias relevantes, pero no de ocio. La delegada para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Málaga, Ana Navarro, comenta que en la provincia existen 53 plazas de respiro familiar que atienden a una media anual de 600 personas –van rotando–, tanto en días laborables como fines de semana. Í«El número de plazas son las que se nos han solicitado por parte de entidades, con las que concertamos estas plazasÍ», indica. Navarro explica que el objetivo de este recurso no es, en ningún caso, facilitar la realización de actividades de ocio o vacacionales, sino solventar situaciones particulares y necesidades a las que se enfrentan cada día los cuidadores. A pesar de ello, indica que se produce un leve aumento de las peticiones en verano, de cerca del 3% al 4%. Este hecho se debe a que en la época estival cambian las circunstancias para muchas familias –los hijos también están en casa– y se producen necesidades o situaciones en las que se hace necesario tirar de este recurso.
En el primer semestre de 2011 han sido ya 245 los beneficiarios de estas plazas de respiro familiar, mientras que en el pasado año completo fueron 588. Y es que la población envejece y los mayores en muchas ocasiones quedan bajo la necesaria e inevitable atención de los hijos. Lo que comienza como una mera ayuda puntual se convierte cada día en una mayor dependencia, que obliga y entrelaza a ambos individuos a convivir las 24 horas del día, deteriorando en algunos casos las relaciones personales e impidiendo a ambos un pleno desarrollo. Este hecho imposibilita al cuidador (en su mayoría mujer) la realización de las actividades cotidianas o necesarias. Con el objeto de ofrecer un respiro a estas cuidadoras y que el anciano reciba a su vez una completa atención por parte de profesionales, surgen las Unidades de Estancia Diurna y, dentro de éstas, las plazas de respiro familiar. El fin es doble: mejorar la calidad de vida del mayor, permitiendo ralentizar el deterioro de sus patologías o achaques propios de la edad y, por otro, aliviar la carga de la cuidadora.

[Fuente: laopiniondemalaga.es]

3 Responses to “Estancias temporales en residencias de ancianos: una solución para muchas familias durante el verano”

  1. 1
    residencias de ancianos en zaragoza Says:

    está claro, que serí­a de muchas familias sin las residencias de ancianos, sobre todo en estas fechas veraniegas, imprescindibles para conciliar la vida de hoy

  2. 2
    Bea Says:

    Mi abuela este año estuvo en la residencia temporal de Laguna (Madrid) y está genial, también atienden a personas que han sufrido una caí­da para su rehabilitación o tras una salida de operación para su recuperación. Es pequeña y está muy bien de precio.. Personalmente se la recomiendo.

  3. 3
    gabriel Says:

    hay plazas libres en muchas residencias pagando solo la pension aunque sea minima ayudaalanciano@hotmail.com

Leave a Reply